4 ocasiones en las que Dios le salvó la vida a San Juan Pablo II

videoholic1980sA, YouTube

San Juan Pablo II es considerado por muchos como uno de los más grandes papas en la historia de la Iglesia. Reinó como el vicario de Cristo por más de 26 años y murió a los 84 años.

¿Pero sabías que estuvo a punto de morir al menos en 4 ocasiones?

En cada una de esas ocasiones se salvó por muy poco. Es como si Dios todavía le tuviera alguna misión importante hasta que finalmente decidió llamarlo a su presencia.

Estas son las 4 ocasiones en las que Dios le salvó la vida a San Juan Pablo II

1) Jugando con una pistola

Cuando Karol Wojtyła (el futuro Papa Juan Pablo II) tenía 15 años, solía pasar el rato después de la escuela con un amigo cuya familia poseía un bar. A este bar solía asistir un policía quien, por seguridad, dejaba su pistola en un cajón cuando sentía que se había pasado de copa.

Un día, su amigo tomó la pistola del policía y a modo de juego apuntó hacia Wojtyła quien se encontraba a pocos metros de él. El niño dijo “¡arriba las manos o disparo!” y, a pesar de que no era su intención porque solo estaba jugando, la pistola se disparó por error. A pesar de lo cerca que estaba el futuro papa la bala salió desviada y todo quedó solo en una anécdota.

Moraleja: ¡Nunca jueguen con armas! ¡Nos podrían dejar sin un gran papa!

2) Atropellado por un camión

En febrero de 1944, Wojtyla salió de una mina y se dirigía hacia su casa cuando fue repentinamente atropellado por un camión nazi. Una mujer notó el cuerpo y corrió para ayudarle. A pesar de que su primera impresión fue que estaba muerto, rápidamente se dio cuenta de que Wojtyla estaba inconsciente y muy lastimado. Ella y un oficial alemán hicieron señas al conductor de un camión de madera quien les ayudó a llevarlo a un hospital.

Cuando Wojtyla finalmente despertó, estaba vendado en el hospital. Sus lesiones incluían una severa contusión, una lesión en el hombro y numerosos cortes.

“El pasó las siguientes dos semanas en el hospital, recuperándose y meditando las particulares vías de la providencia”, escribió su biógrafo Georfe Weigel. “Que él haya sobrevivido a este incidente parecía una confirmación de su vocación sacerdotal”.

3) Intento de asesinato

Este es el ataque más conocido entre las personas en la actualidad. El 13 de mayo de 1980, la fiesta de Nuestra Señora de Fátima, el pontífice estaba saludando a algunos peregrinos en la Plaza de San Pedro en un papamovil sin protección cuando Mehmet Ali Ağca le disparó 4 veces ante la sorpresa de todos. Las 4 balas dieron contra San Juan Pablo II.

Ağca fue rápidamente capturado y arrestado mientras el papa fue llevado al hospital para recibir un tratamiento de emergencia. Aunque algunos especularon que Ağca trabajaba para la KGB, su motivación nunca fue aclarada. San Juan Pablo II se reencontró después con Ağca en prisión y le perdonó personalmente.

4) Apuñalado por un sacerdote tradicionalista

Preocupado por las reformas posteriores al Concilio Vaticano II, el sacerdote español Juan María Fernández Krohnse radicalizó, convencido de que los comunistas se habían infiltrado en la Iglesia y que Juan Pablo II era uno de ellos y por lo tanto era un agente que quería destruir la Iglesia.

Enloquecido con la idea de un papa comunista, el padre Krohn decidió “resolver” las cosas con sus propias manos y se propuso asesinar a Juan Pablo II. Un día antes de cumplirse un año del primer intento de asesinato del papa, el 12 de mayo de 1981, el padre Krohn asistió a una Misa presidida por Juan Pablo II en Fátima – Portugal, pasó entre los agentes de seguridad con una bayoneta y consiguió hacerle un corte al sumo pontífice, siendo rápidamente reducido y retirado del lugar.

Como sea, Juan Pablo II continuó con la misa como si nada hubiera ocurrido. Al revisarse se dio cuenta de que tenía un poco de sangre, pero el corte era pequeño, así que decidió vendarse y disimular. Y lo hizo bastante bien porque solo pudo saberse de este hecho después de su muerte cuando su secretario contó la anécdota en un documental.

La Fraternidad Sacerdotal San Pío X, al cual aparentemente pertenecía el padre Krohn, condenó el acto y aclaró que el atacante ya no pertenecía a dicha fraternidad desde hace dos años.

¡Oremos por la seguridad del actual Papa!

[Ver: El demonio teme a San Juan Pablo II por estas dos razones]

[Ver: 13 hechos sorprendentes de la fascinante vida de San Juan Pablo II]

¡Síguenos!





Compartir:

Comentarios

comentarios