El Santo que podía volar: la asombrosa vida de San José de Cupertino

Public Domain, Wikipedia / ChurchPOP

Para ser santos solo basta con vivir de acuerdo al Evangelio; sin embargo, Dios le ha querido dar a algunos santos algunas habilidades sobrenaturales. Algunos santos fueron capaces, por la gracia de Dios, de sanar a los enfermos, sobrevivir sobrenaturalmente a la persecución, o incluso predecir el futuro, entre otras cosas.

San José de Cupertino fue agraciado con un regalo especial y único, incluso entre los santos: él podía volar. ¡Y voló tanto que en realidad se convirtió en un problema!

José nació en Italia a principios del siglo XVII. Su padre murió antes de que él naciera, arruinando económicamente a su familia. Como resultado, su madre le dio a luz en un establo.

Cuando era niño se hizo evidente que algo había cambiado en él. A menudo caía en un éxtasis religioso y tenía visiones. También se hizo evidente que tenía algún problema de aprendizaje o discapacidad mental.

Como un hombre joven, se sintió atraído por la vida religiosa y trató de unirse a un grupo de frailes franciscanos conventuales en su ciudad natal, pero fue rechazado. Luego, pidió a unirse a un grupo de frailes capuchinos cerca de su ciudad y fue aceptado, pero ese acuerdo terminó pronto, ya que sus frecuentes éxtasis religiosos hacían que sea difícil para él hacer su trabajo.

De vuelta a casa, volvió donde los Frailes Franciscanos Conventuales para que le dejen unirse a ellos. Después de varios años, impresionados por su devoción y vida sencilla, finalmente le permitieron unirse. Su problema de aprendizaje hizo que le fuera difícil estudiar para ser sacerdote, pero Dios sobrenaturalmente le daría las respuestas a las preguntas de la prueba, y finalmente fue ordenado sacerdote.

Y fue entonces cuando comenzó a volar.

Mientras se celebra la misa, cayó en un éxtasis religioso y empezó a levitar. También solía levitar durante la Liturgia de las Horas y mientras oraba en su habitación. Pero la levitación realmente se le fue de las manos durante las procesiones públicas. Incluso hay una historia de él levitando durante una audiencia con el Papa. La noticia de su vuelo milagroso se extendió rápidamente y la gente comenzó a acudir a su monasterio de todas partes para verlo.

Todo esto era problemático para sus superiores por dos razones. En primer lugar, el vuelo y las multitudes eran simplemente perjudiciales para su forma de vida. En segundo lugar, algunos asociaron la levitación con la brujería, por lo cual fue puesto bajo sospecha.

En respuesta, intentaron enviarle a otros monasterios. Pero la levitación continuó y la multitud le seguía donde estaba.

No obstante, a través de todas las dificultades, la persecución y la sospecha, José mantuvo su fe y devoción a Cristo. Él vivió hasta la edad de 60 años y fue canonizado casi cien años después de su muerte. Su vida fue dramatizada en la película de 1962 The Reluctant Saint.

José es el santo patrón de los viajeros aéreos, aviadores, astronautas, las personas con deficiencia mental y los estudiantes pobres.

¡San José de Cupertino, ruega por nosotros!

[Ver: Así respondía el Santo Cura de Ars a los insultos del demonio]

[Ver: 9 fenómenos sobrenaturales que experimentaron los santos]

¡Síguenos!





Compartir:

Comentarios

comentarios