10 verdades que no sabías sobre los seminaristas contadas por ellos mismos

Wikipédia / Dominio público.

El seminario es una institución históricamente conocida, pero se desconoce en extremo lo que en verdad allí se vive. A veces nos aferramos a los estereotipos casi infantiles como creer que un sacerdote se hace como se prepara la receta de una torta: agregamos un ingrediente aquí y allá, esperamos el tiempo necesario, y ¡Voilà!, hemos creado un cura perfecto. No es así de fácil. Conocemos los estereotipos, pero rara vez se escucha desde dentro lo que realmente sucede. Pensando en ello, sería posible enumerar algunas verdades sobre la vida en el seminario que son muy pocas veces comentadas, como la siguientes:

1) La formación no es una fórmula

Como hemos dicho, esto no se trata de juntar ingredientes o hacer cálculos matemáticos. La formación sacerdotal es muy compleja. En primer lugar, porque cada uno tiene su propia historia. En segundo lugar, porque la configuración en Cristo es un movimiento mucho más interior exterior. En otras palabras, se requiere fuerza de voluntad, convicción, carácter y, sobre todo, fe. La mayor parte de este proceso depende de la disposición candidato para adecuarse al “molde” al que llamamos Cristo. Podrías pasar 8, 9, 10 años formando a un candidato. Si él endurece su interior, no hay forma de contener la presión que él mismo representa. Por tanto, formar es dar directrices para que el propio candidato se convierta a la luz del Espíritu Santo. Sin la participación activa del mayor interesado en la vocación, no hay manera de poder dar el formato deseado.

2) Hay conflictos

Aquí pesa de nuevo la historia de vida de cada uno. Pero esta es tal vez la más natural de las verdades sobre la vida en el seminario. Después de todo, todos venimos de determinados grupos, como la familia, amigos, trabajo, etc. Por un lado, vivir en la sociedad es parte de nuestra condición humana, por el otro cada persona que aparece en nuestra historia es un desafío. Los más interesante de convivir con diferencias en el seminario es que es una verdadera escuela para la convivencia con los fieles (no siempre agradable) de nuestra futuro parroquia.

3) No pasamos el día rezando

Este es otro infantil estereotipo. Tenemos una vida extremadamente diversa, aunque disciplinada: jugamos al fútbol, lavamos los platos, jugamos a las cartas, estudiamos, oramos, vemos la televisión e incluso salimos al cine de vez en cuando… Tanto en la vida del seminario como para todos es importante tener una rutina equilibrada, que contemple distintas necesidades. Por lo general, la formación sacerdotal cuida de estos aspectos dividiendo la vida del candidato en cuatro dimensiones: intelectual, pastoral, espiritual y humano-afectivo. Esto es importante para que un futuro sacerdote salga del seminario más que con el título de sacerdote, que salga con una personalidad integrada y más parecida al rostro de Cristo.

4) Decir sí es cada día más difícil

Al principio tenemos muchas expectativas, queremos dar todo a Cristo, hasta la sangre si fuera necesario. Con el tiempo, así como en el amor, las cosas se van enfriando, el Sí dicho en el pasado poco a poco se va convirtiendo en un recuerdo lejano de un tiempo que no vuelve. A veces tenemos la impresión de que nos arrastramos con dificultad mientras esperamos el día de la ordenación (o la muerte si no es mucho pedir). A pesar de ser un reto, decir que sí cada día vale más la pena. Así las cosas dejan de ser una carga para asumir la hermosa dimensión de la grandeza de lo que esperamos.

5) Un sacerdote no se hace el día de la ordenación

Uno de nuestros formadores siempre nos dice: “Un sacerdote no se improvisa”. ¡Que gran verdad! Para algunos puede parecer agotador este ejemplo, pero si no me despierto para ir todos los días a misa en el seminario, difícilmente tendré la disposición para presidir la primera misa en mi parroquia, a pesar de que sea una necesidad para los fieles. Otro ejemplo: si no se crea el hábito de la oración de la Liturgia de las Horas todos los días, cuando sea sacerdote siempre inventaré alguna otra actividad “más importante”. Crear el hábito es formarse. Esto es difícil, requiere sacrificio y abnegación. Pero cuando tenemos ante los ojos a nuestro modelo, Jesucristo, cualquier sacrificio se convierte en un verdadero acto salvífico para nosotros y para los demás.

6) Estudiar teología no es garantía de espiritualidad

Pasar cuatro años estudiando teología sin crear una relación de amistad con Cristo es como construir una casa sobre la arena. No tenemos “encuentros con Cristo” en la sala de clases. Si alguien tuvo esta experiencia, ¡que me diga tan pronto como sea posible! De hecho, la relación con Cristo es siempre anterior. En este contexto, la teología trata de mejorar el amor, para construir los cimientos del edificio. En pocas palabras, la frase atribuida que el Papa Francisco decía sobre Benedicto XVI es válida para todos nosotros: “La teología se hace de rodillas.”

7) Aprendes a tener misericordia

La misericordia es la cosa más bella que un hombre puede ofrecer a otro. ¡Cuánto más cuando esta actitud proviene de un servidor de Dios! El tiempo en el seminario es un tiempo esencialmente de prueba. Cada dificultad, cada reto, cada tristeza debe servir de lección para que un día el sacerdote también se identifique con la miseria de los demás. En la memoria del seminarista siempre quedará el abrazo de misericordia que Dios le dio en una situación difícil. Este es el abrazo que el sacerdote tendrá que ofrecer al mundo.

8) No todos llegarán a la meta

Por un lado, lamentablemente no todos llegarán a la meta porque, como en la parábola del sembrador (Mateo 13), muchas cosas le pueden ocurrir a la semilla en este largo camino. Por otro lado, afortunadamente, muchos descubren la verdadera vocación dentro de esta vocación. El seminario es un tiempo de discernimiento. Hay que tener en cuenta que todo el que entra al seminario ya es digno de elogio por el simple hecho de haber renunciado al mundo para seguir una vida en Dios. No podemos juzgar a nadie que deje de ser seminarista como si se hubiera abandonado una guerra por la mitad. Como cristianos, debemos acogerlos en nuestras comunidades y ayudarles a recuperar el norte después de una experiencia tan profunda como la llamada a la vida consagrada.

9) Somos felices

Sí. Aquí no hay mal tiempo. Podemos reclamar, decir que las cosas podrían ser mejores, pero la mayoría de las veces estamos muy contentos. Podemos decir esto con confianza, porque no estaríamos las 24 horas del día en un lugar si no fuera por amor. En esta dinámica, nos encontramos contentos porque estamos más cerca de quien queríamos estar: Jesucristo. Como dice el Papa Francisco, “un santo triste es un triste santo”. Incluso podrías encontrar un seminarista de mal humor, pero no infeliz, no de mal humor hasta el punto de estar siempre con el ceño fruncido. Yo nunca he conocido a uno de ellos. Tal vez nuestro gran defecto es precisamente esto: estamos demasiado felices como para darnos cuenta de eso todo el tiempo.

10) La soledad es diferente al abandono

Solos célibes por el Reino de Dios, como lo era de Sao Paulo. El amor es pura relación. Por más que no tengamos una compañera a nuestro lado, estamos satisfechos con la relación que tenemos con Dios y más específicamente con la Iglesia. Muchos quieren encontrar un problema en el hecho de que el sacerdote o el seminarista esté solo, como si hubieran sido abandonados por todos. ¡Al contrario! Mire alrededor de un cura … a menudo, de hecho, le resulta difícil encontrar tiempo para sí mismo. Un sacerdote, sin vínculo unilateral, tiene mucho más espacio para el amor, ya sea a Dios o a otros. Por lo tanto, al ver a un cura solo, no quiere decir que esté abandonado, es solo que está amando de la forma en la que fue llamado a amar.

Ahora que sabemos un poco más de lo que se dice de los seminaristas, tal vez te has dado cuenta de que este camino no siempre es fácil. Es importante rezar todos los días para tener sacerdotes santos, porque donde hay un buen cura, es un lugar que el mundo necesita para ser mejor.

Publicado originalmente en el Seminario Mayor de Brasilia.

[Ver: La ingeniosa lección del Beato Cura Brochero a un padre irresponsable]

[Ver: ¿La Biblia prohíbe llamar “padre” al sacerdote?]

¡Síguenos!





Compartir:

Comentarios

comentarios