10 razones por las que algunas mujeres están volviendo a usar Mantilla en Misa

Latin Mass Society / YouTube

No hace mucho tiempo, las mujeres cristianas siempre se cubrían la cabeza en la iglesia, y ahora muchas están optando por hacerlo otra vez. Mientras muchas han vuelto a usar mantillas, otras están eligiendo cosas como sombreros, bufandas, o estilizadas bandas para la cabeza.

¿Cuáles son las razones para que ellas hagan esto?

[Ver: 27 fascinantes fotos previas al Concilio Vaticano II

[Ver: El amor de Madre Angélica por la Santa Misa en Latín]

1) Está en el Nuevo Testamento

Sigan mi ejemplo, así como yo sigo el ejemplo de Cristo. Los felicito porque siempre se acuerdan de mí y guardan las tradiciones tal como yo se las he transmitido. Sin embargo, quiero que sepan esto: Cristo es la cabeza del hombre; la cabeza de la mujer es el hombre y la cabeza de Cristo es Dios.

En consecuencia, el hombre que ora o profetiza con la cabeza cubierta deshonra a su cabeza; y la mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta deshonra a su cabeza, exactamente como si estuviera rapada. Si una mujer no se cubre con el velo, que se corte el cabello. Pero si es deshonroso para una mujer cortarse el cabello o raparse, que se ponga el velo. El hombre, no debe cubrir su cabeza, porque él es la imagen y el reflejo de Dios, mientras que la mujer es el reflejo del hombre.

En efecto, no es el hombre el que procede de la mujer, sino la mujer del hombre; ni fue creado el hombre a causa de la mujer, sino la mujer a causa del hombre. Por esta razón, la mujer debe tener sobre su cabeza un signo de sujeción, por respeto a los ángeles. Por supuesto que para el Señor, la mujer no existe sin el hombre ni el hombre sin la mujer. Porque si la mujer procede del hombre, a su vez, el hombre nace de la mujer y todo procede de Dios.

Juzguen por ustedes mismos: ¿Les parece conveniente que la mujer ore con la cabeza descubierta? ¿Acaso la misma naturaleza no nos enseña que es una vergüenza para el hombre dejarse el cabello largo, mientras que para la mujer es una gloria llevarlo así? Porque la cabellera le ha sido dada a manera de velo. Por lo demás, si alguien es amigo de discusiones, le advertimos que entre nosotros se acostumbra usar el velo y también en las Iglesias de Dios. (1 Corintios 11, 1-16)

Ahora, sé que este es un muy debatido pasaje, pero déjenme intentar explicarles.

2) La Iglesia cubre las cosas que son sagradas

El tabernáculo está cubierto. El cáliz está cubierto. Los altares están cubiertos. Moisés cubrió su rostro luego de ver a Dios. Una mujer con velo muestra reverencia ante Dios, simboliza a la novia cubierta en la Iglesia y también se honra a sí misma ante dios.

3) Hombres y mujeres son diferentes

Los hombres representan a Cristo, el novio, es por ello que tenemos el sacerdocio masculino. Las mujeres representan a la Iglesia, la novia. Todos los laicos toman parte en la naturaleza femenina de la Iglesia, pero las mujeres simbolizan a la Iglesia como la novia.

El velo o mantilla va en contra de una sociedad que nos dice que los hombres y las mujeres son iguales, que hay muchos géneros, y que el género no es importante cuando las personas quieren casarse. El velo es una declaración contra el modernismo y sus mentiras. Una mujer eligiendo ser sumisa como esposa, como mujer, a su marido está en contra de todo lo que nuestra sociedad nos dice acerca del hombre y de la mujer. San Pablo habla de las mujeres sometiéndose a sus maridos, la Iglesia sometiéndose a Cristo, Cristo amando a la Iglesia hasta el punto de sufrir y morir por ella, y los maridos amando a sus esposas de esta misma manera.

4) Mujeres y hombres son iguales

San Pablo dijo esto yendo en contra de las ideas de su cultura sobre los hombres y las mujeres: “Por supuesto que para el Señor, la mujer no existe sin el hombre ni el hombre sin la mujer. Porque si la mujer procede del hombre, a su vez, el hombre nace de la mujer y todo procede de Dios”.

El cristianismo ha hecho a los hombres y mujeres iguales ante Dios, y San Pablo dice esto justo en medio del pasaje donde habla de las mujeres que cubren sus cabezas. Es importante recordar que cuando Jesús y San Pablo hablan de las mujeres en las Escrituras, lo hacen de una nueva forma que no era normal en sus culturas. Las mujeres que se cubren la cabeza no lo hacen mostrando inferioridad ante los hombres, sino que debe considerarse en relación con los hombres que no cubren sus cabezas. Se enfatiza la diferencia entre hombres y mujeres, y de cómo son símbolos de la imagen de Dios.

5) La mantilla acentúa la belleza natural de la mujer

Santo Tomás de Aquino explica en su comentario sobre el pasaje de primera de Corintios que los seres humanos en general, naturalmente, aumentan su belleza natural con la ropa.

Las mujeres tienen naturalmente un cabello hermoso, y el velo acentúa esa belleza. En general, queremos traer lo mejor de nosotros mismos para la liturgia, y el uso del velo es una manera de hacerlo.

6) Es parte de la Tradición de los Apóstoles

San Pablo escribe que él desea que los Corintios mantengan las tradiciones tal y como él se las transmitía. No hizo esto solo para su cultura. Más bien, está transmitiendo una tradición de mujeres que cubren sus cabezas y hombres que no lo hacen. Esta tradición era de los Apóstoles y se mantuvo hasta la década de 1960 cuando se descartaron tantas tradiciones litúrgicas.

El 1917 Código de Derecho Canónico mencionaba que las mujeres debían cubrir sus cabezas y prohibía que los hombres lo hicieran. El Código de Derecho Canónico de 1983 omite el pasaje sobre las mujeres, pero mantuvo el que decía que los hombres no deberían.

No está claro por qué el Código fue cambiado, aunque está claro que la cabeza cubierta por las mujeres ya no es obligada por la ley de la Iglesia. También está claro que esto ha sido una tradición transmitida, y como laicos no hay ninguna razón por la que no podamos continuar esa tradición, incluso si no está en la ley de Código de Canon.

7) Algunas mujeres rezan mejor así

Algunas mujeres están eligiendo la mantilla no sólo en la iglesia, sino en cualquier momento en el que rezan en privado o en público. De esta manera se ayudan a enfocarse en la oración. Una oración al ponerse una mantilla al entrar en una iglesia es: “Dichosos los invitados al banquete de bodas del Cordero”.

8) Tener una mantilla o sombrero te viste inmediatamente para la Iglesia

Ya sea en la iglesia en un día de semana o en domingo, cuando una mujer se pone algo en la cabeza, se está diciendo a sí misma y a los demás que ella está vestida para la iglesia. Una mujer trabajadora puede distinguir mentalmente entre la ropa de trabajo y la ropa de la Iglesia solo por el uso de la mantilla. Una mujer que lleva “ropa de mamá” todo el día, al instante puede estar lista para la Iglesia cuando se pone una mantilla.

9) Ponerse una hermosa mantilla ante la presencia de Dios, se siente bien

La mantilla hace que la mujer se sienta hermosa, y algunos maridos piensan que las mantillas son “sexis”. La belleza de la mantilla es algo que honra a Dios así como la hermosa arquitectura o las bellas vestimentas también lo hacen. Todo contribuye a dar a Dios el culto que se le debe.

Nota del autor: Algunas personas se oponen a mi uso de la palabra “sexis”. Lo estoy usando en el contexto del matrimonio cristiano: piensen en el Cantar de los Cantares: “¡Me has robado el corazón hermana mía, novia mía! ¡Me has robado el corazón con una sola de tus miradas, con una sola vuelta de tus collares!” (Cantares 4, 9). La atracción física es una parte muy buena e importante del matrimonio cristiano.

10) Por los Ángeles

Santo Tomás de Aquino explica esta declaración de 1 Corintios 11.10, simplemente diciendo que es porque los ángeles están presentes en el Santo Sacrificio de la Misa. Los hombres deben mostrar reverencia, así como las mujeres. Las mujeres muestran reverencia cubriendo sus cabezas, y los hombres muestran respeto por no cubrir sus cabezas.

UNA MÁS

Las mujeres todavía deben cubrir sus cabezas cuando tienen una audiencia con el Papa.

¿Qué piensas del uso de las mantillas? Déjanos tus comentarios

[Ver: 27 fascinantes fotos previas al Concilio Vaticano II

[Ver: El amor de Madre Angélica por la Santa Misa en Latín]

Compartir:

Comentarios

comentarios

Susanna Spencer

Después de obtener una Maestría en Teología en la Universidad Franciscana de Steubenville, Susanna vive en Saint Paul, Minnesota con su esposo y sus cuatro hijos. Ella suele asistir a bellas liturgias. También pasa tiempo cocinando, leyendo literatura, educando a sus hijos en casa, y escribiendo todo sobre ella en su blog Living With Lady Philosophy.