La historia del terremoto que originó una gran devoción

Wikipedia / CC BY-SA 4.0

A lo largo de la historia de la Iglesia es muy común ver que la fe de algunos hombres, ciudades o toda una nación, se ve reforzada luego de algún acontecimiento que los pone a prueba. Esta es la historia del terremoto que originó una gran devoción en Perú.

Una pintura

En el año 1651 los negros de Angola se agremiaron y levantaron su local a las afueras de Lima, capital del Perú. Movido por su devoción, un esclavo angoleño decidió pintar una imagen de Cristo crucificado en una de las paredes de adobe de dicho local. Esta imagen tenía acabados imperfectos pues el esclavo no tenía formación artística.

Wikipedia / Dominio público

El primer terremoto

Cuatro años más tarde, el 13 de noviembre de 1655 a las 14:45 horas, un terrible terremoto azotó la ciudad de Lima destruyendo casas, templos y el local de los esclavos de Angola. Bueno, casi todo el local ¡La pintura del Cristo crucificado estaba intacta!

Este hecho fue interpretado como un signo de que Dios no los había abandonado en medio de la tragedia y la noticia se difundió en toda la ciudad. Muchas personas comenzaron a llegar de todas partes a venerar la imagen intacta y los agradecimientos a Dios por los milagros concedidos luego de rezar en ese lugar también eran muy difundidos.

La autoridades judiciales y eclesiales de la época en un principio no vieron con buenos ojos tal devoción, así que mandaron a que la imagen fuera borrada del muro, pero Dios no permitió que cumplieran con su cometido. Cada vez que alguien intentaba borrar la imagen, cosas extrañas ocurría. El primero en intentarlo sufrió de temblores y escalofríos; el segundo se desanimó cuando comenzó a raspar la imagen; el tercero, un soldado, subió pero bajó de inmediato afirmando que vio cómo la imagen se ponía más bella y la corona de espinas más verde. Al final, las autoridades desistieron, decidieron que se celebraría una Misa en ese lugar y luego construyeron una ermita en torno a la imagen quedando ésta sobre el altar principal y como parte del retablo.

El segundo terremoto

Algunos años después, el 20 de octubre de 1967, un terrible terremoto que duró 15 minutos destruyó Lima. La ermita donde se encontraba la imagen también quedó en ruinas, pero la imagen seguía intacta ¡otra vez! Esto incrementó la devoción en las personas quienes, no conformes con ir a venerar la imagen en el muro, hicieron una copia de la misma en un lienzo y salieron en procesión con ella. La ermita fue reconstruida y hoy es muy visitada por miles de fieles.

Wikipedia / CC BY-SA 3.0

La devoción hoy

El Santuario del Señor de los Milagros (También llamado Señor de los temblores o Cristo de Pachacamilla) es uno de los más visitados en el Perú. La imagen del muro original sigue intacta sobre el altar a pesar de todos los temblores que ha sufrido Lima en casi 4 siglos.

Wikipedia / CC BY-SA 4.0

La copia de la imagen sigue saliendo en procesión todos los años en el mes de Octubre siendo esta la procesión más multitudinaria del país y una de las más numerosas del mundo. En octubre es muy común ver por la calles de Lima a fieles vestidos con hábitos morados como muestra de devoción y agradecimiento por los favores concedidos luego de rezar ante la milagrosa imagen.

 

Compartir:

Comentarios

comentarios